18 de mayo de 2012

Mi experiencia en la sanación con rosas

MI EXPERIENCIA EN LA SANACIÓN CON ROSAS



Por: Ernesto Guijosa Martínez.





Saludo cordialmente a todos y cada uno de los sanadores que dedican tiempo qué podría ser de descanso o de convivencia con sus seres queridos, a proporcionar alivio a las personas que en cada maratón acuden en busca de ayuda para sanar sus enfermedades o malestares y lograr asi una mayor calidad de vida a la que todos tenemos derecho.





Durante nuestro camino nos olvidamos que tarde o temprano nuestras vivencias nos pasan la factura por los excesos que cometemos y pocas veces reconocemos nuestra responsabilidad, culpamos a otros y no nos damos oportunidad de analizar nuestro comportamiento con nuestros semejantes y, principalmente, con nuestra familia.





En agunos casos, la sanación con rosas es una invitación a dejar de evadirnos y a reconocer que es principalmente con la familia con la que desahogamos las emociones de la cotidianeidad, lo que a la larga deja en nosotros un sentimiento de culpa muy grande y doloroso, que al unirse al que con nuestro ego o vanidad, nos Impide encontrarnos con la humildad necesaria para ofrecer disculpas por nuestras palabras o acciones.





Lo anterior genera un desequilibrio emocional, mental y espiritual que se refleja en nuestro cuerpo físico.



La sanación con rosas nos permite un encuentro con nuestro yo interno y con nuestro Ser Superior para tener una visión clara de nuestro actuar en la vida sin la necesidad de adivinar ni juzgar, pues los sanadores nunca tratan de adivinar la vida de uno ni juzgar los comportamientos de las personas, la valoración de lo bueno o lo malo es algo que solo de nosotros nos pertenece.





Por medio de la relajación que proporcionan las rosas se entra en un estado de paz mental y espiritual vía el reconocimiento de nuestras acciones sin cuestionamientos ni culpas, al mismo tiempo que se disfruta un encuentro con la paz y la tranquilidad.





Esto es posible gracias a Los hombres y las mujeres que comparten su tiempo con nosotros, a esos seres que nos ayudan en nuestros desequilibrios y malestares ligeros, molestos o dolorosos, y que incluso a veces, nos quitan las ganas de seguir viviendo.



Gracias, muchas y sinceras Gracias.






La gartitud es fuente de abundancia y paz interna" LFM






12 de mayo de 2012

Pétalos de rosa cristalizados




Pétalos de rosa cristalizados





Ingredientes:

Los pétalos de una rosa
1 clara de huevo
¾ de taza de agua
1 taza de azúcar
1 pincel

Modo de preparación:

Separa los pétalos de la flor, los lavas y desinfectas. Mezcla suavemente la clara de huevo con el agua hasta que se integren y deje de tener burbujas; con la brocha “barniza” los pétalos de rosa hasta cubrirlos totalmente, bañalos con azúcar y ponlos a secar.
Puedes ofrecerlos como golosina o usarlos para decorar pasteles, helados, o cualquier
otro postre. Recuerda que el amor con que lo preparas es el ingrediente principal.

7 de mayo de 2012

La Sanación con Rosas





La Sanación es una cualidad natural que todos poseemos y/o desarrollamos para sanarnos conscientemente, a través de la energía que fluye por nuestro cuerpo y que proviene de una fuente Universal o Divina
Por su alta vibración energética, las rosas son una herramienta que la naturaleza nos ha dado para apoyar esta tarea. Son además un símbolo guadalupano, ya que son las flores que la Señora de Guadalupe eligió para ser entregadas a Juan Diego, como prueba de su existencia.

Cada color de Rosa tiene una cualidad energética específica y definida, es así como esta flores pueden ayudar a equilibrar y sanar diferentes padecimientos, emociones, pensamientos y creencias que afectan al cuerpo físico, emocional y mental de las personas, para mejorar su calidad de vida y el crecimiento espiritual que todo ser humano busca.


La Sanación con Rosas actúa en cuatro diferentes niveles:



Físico: cuando hay estrés, agotamiento, dolores musculares, afecciones cardiacas o pulmonares, hipertensión, insomnio, migraña, gastritis y algunas enfermedades crónicas o degenerativas como: lupus, cáncer, VIH y diabetes. Complementa los tratamientos médicos y reduce afectos secundarios causados por los medicamentos y/o tratamientos agresivos.



Emocional: Si sufres de miedo, inseguridad, tristeza, depresión, culpa, celos, abandono, pérdidas de seres queridos o algún otro estado emocional que desees sanar. Complementa tratamientos sicológicos, ayuda a armonizar tu entorno familiar y de pareja, propicia la auto aceptación y el amor a ti mismo y libera la culpa ocasionada por los abortos.


Mental: Si quieres cambiar tus creencias sobre la pobreza, la enfermedad, las adicciones y mantener una vida plena, sana y amorosa. Aumenta la creatividad, la abundancia, la fortaleza, la voluntad, el gozo y la alegría, apoya tratamientos de niños hiperactivos y con déficit de atención.


Espiritual: Si lo que buscas es reafirmar tu fe y aumentar el contacto con tu ser superior. Limpia el aura, alinea y equilibra los chacras.